El oráculo

El oráculo Mas | 04/08/2014 QueHoroscopo | 7.00 / 10

Una definición de oráculo más o menos afortunada es la que nos ofrece la Real Academia Española de la Lengua "Respuesta que da un dios por sí o por sus ministros". Estos ministros (sacerdotes, pitias, pitonisas, sibilas...) entraban en contacto con la divinidad, mediante diferentes rituales, para contestar a las dudas e inquietudes a las que los fieles no hallaban respuesta en un plano más terrenal.

Entre los más destacados, por su renombre, se halla el Oráculo de Delfos[, en las faldas del monte Olimpo de Grecia: la pitia o pitonisa del templo de Apolo entraba en un violento éxtasis místico y respondía a las cuestiones de quienes acudían a ella. Otros oráculos famosos del mundo griego fueron los de Dádimo, en la costa de Asia Menor; el de Dódona, en la ciudad griega de Epira; el de Olimpia, en el lugar del mismo nombre; y el de Delos situada en una isla del mar Egeo.

Pero no es ésta una institución privativa del mundo heleno: existieron más oráculos en el mundo, algunos de ellos famosos por sus predicciones y por la enorme cantidad de personas que acudían en busca de respuestas. Tal es el caso de los oráculos egipcios de Heliópolis y Abidos, donde las preguntas se llevaban escritas y se recibía la respuesta de idéntica manera; o el oráculo, también en Egipto, de Amón-Ra, en un oasis del desierto de Siwa, al que el mismo Alejandro Magno llegó a peregrinar. Otro importante fue el hebreo, al que el propio general romano consultó antes de lanzar un ataque definitivo sobre Jerusalén. El viaje a través de los oráculos del mundo no lleva ahora a Fenicia, donde se consultaba a los dioses Baalzebub (Belcebú) y Baalim; a Babilonia, Caldea y Yoruba, donde los dioses se ponían en contacto con los humanos, bien directamente, bien a través de sus intermediarios.

Dejamos para el final los oráculos romanos puesto que vamos a hablar de una anécdota que muy bien podría figurar escrita en el libro de cabecera de cualquier embaucador: cuando el soldado partía al combate, entregaba unas monedas y preguntaba sobre su destino. La respuesta era invariable: "IBIS... REDIBIS... NON... PERIBIS... IN... BELLO" ("IRÁS... VOLVERÁS... NO... MORIRÁS... EN... LA GUERRA"), sin ningún tipo de entonación, de modo que podía estar diciendo "Irás, volverás, no morirás en la guerra" o "Irás, ¿volverás? ¡No! Morirás en la guerra", de forma que, aunque el interesado sólo podía intentar reclamar en el primero de los casos, el Oráculo era infalible.

Los oráculos pueden parecer a ojos del hombre del Siglo XXI una especie de cuento, pero no olvidemos que protagonizando un programa de enorme audiencia, y arrastrando masas, encontramos, en la culta, ilustrada y moderna España, a una señora que dice ver a los espíritus y hablar con ellos. Esto sería una mera anécdota si no fuera porque nadie es capaz de firmar con absoluta y empírica seguridad que es un engaño...

Oráculo.
El oráculo, o hablar con los dioses.

¡Compártelo con tu familia y amigos!
No te pierdas nada nuevo y pincha en megusta!
Interpretacion de los sueños
Interpretacion de los sueños

Es posible que los sueños, irreales por definición..

Horoscopo amor
Horoscopo amor

El horoscopo del amor sirve para estudiar las rela..

El oráculo
El oráculo

El oráculo no es sólo un fenómeno de la antigüedad..

¿Qué oráculo te gustaría visitar?
Horoscopo SAGITARIO - 19 al 25 Enero 2015